Pan de Viena

Pan de Viena
Receta de pan de Viena

Las vienas son una variedad de panecillos tradicionales de Mallorca. Es un pan blandito y esponjoso. Se puede rellenar con embutido, mermelada, chocolate, sobrasada, etc.

Este tipo de pan trae muchos recuerdos de la infancia, ya que era muy típico que las madres preparasen bocatas con estos panecillos para merendar en el colegio.

Actualmente su consumo se ha reducido, pero en muchos hornos se siguen vendiendo el pan de Viena.

Con las cantidades que os indicamos en la receta obtendrás 8 unidades de unos 85 gramos antes de hornear.




Ingredientes

  • 400 gr de harina de repostería (floja)
  • 200 gr de leche entera
  • 40 gr de mantequilla pomada
  • 20 gr de azúcar
  • 6 gr de levadura fresca
  • 8 gr de sal



Como hacer pan de Viena

  1. En un bol echamos toda la harina, el azúcar y la levadura, que previamente hemos disuelto en un poco de leche tibia y el resto de leche. Mezclamos bien los ingredientes anteriores, quedará algo seco pero es normal. Ahora incorporamos poco a poco la mantequilla y la sal, cuando se haya absorbido bien en la harina, seguimos incorporando la mantequilla y la sal hasta su total integración.
  2. Volcamos la masa sobre la encimera un poco aceitada y empezamos el amasado. Amasamos unos minutos y dejamos reposar la masa tapada 10 minutos, y así sucesivamente hasta que la masa quede fina. Una vez hecho este proceso, dejamos fermentar la masa cubierta con papel film durante 1 hora aproximadamente.
  3. Después del reposo anterior, volcamos la masa sobre la encimera y la desgasificamos. Amasamos un poco hasta que esté bien suave. Damos forma rectangular y cortamos los 8 trozos de 85 gramos aproximadamente.
  4. A continuación, hacemos el formado de los panecillos. Las boleamos y les damos forma de pelota. Después aplanamos hasta que queden en forma de disco. Cogemos los discos y los enrollamos sobre si mismos procurando pellizcar por donde se junta la masa. Eso lo hacemos para que cuando fermenten y cuezan no se abran por las juntas.
  5. Una vez formados los panecillos, los colocamos en la bandeja de hornear. En la base de la bandeja hay que colocar un papel especial para horno. Dejamos fermentar alrededor de una hora, se hincharán pero no doblarán. No le des importancia, porque después en el horno seguirán creciendo.
  6. Precalentamos el horno a unos 200ºC aproximadamente, calor en base y techo sin ventilador ni vapor. Horneamos unos 20 minutos, vigilamos que no se hagan de más. Los sacamos del horno y pincelamos con un poco de agua y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Solo queda pensar con que los vas a rellenar.